viernes, 12 de abril de 2013

Crónica del Maratón de Milán #MCM2013

Finalizó la aventura lombarda, mi primer Maratón en Italia, tierra de grandes maratonianos y que guardaré por siempre en la memoria como una experiencia inolvidable.

En los próximos días espero encontrar tiempo para escribir sobre la prueba en sí, añadiendo un pequeño análisis de este Maratón por si algún incauto (léase en el sentido positivo del término maratoniano) decidiera correrlo el año que viene, el otro o el de más allá. Es una prueba sobresaliente que extrañamente no tiene tanta repercusión como otras a día de hoy, aunque estoy seguro de que la cosa cambiará en no mucho tiempo. Mimbres para ello, tienen de sobra.


Antes de la carrera
Llegamos el viernes a las 21,20 vía Linate, con apenas 20' de retraso (Iberia) taxi y al hotel: Ibis Milano Centro (a 2' de  y a 5' de Porta Venezia, excepcional ubicación, lugar hartamente recomendable. 3 estrellas, reservándolo en octubre 2012 salió por 65€/doble con desayuno incluido. A eso se debe sumar los 3€/persona/día que Milán cobra por hospedarse en un hotel, en función de la categoría. Hace un año y medio me sucedió lo mismo en Venecia, debido al gran patrimonio histórico y a las particularidades de la ciudad me pareció bastante lógico pero en Milán, no tanto)
El caso es que cenamos nuestra primera pizza y a dormir para descansar razonablemente bien, en torno a 8 horas.

El día siguiente, caminamos desde Porta Venezia por la calle de la moda milanesa: Corso Venezia hasta el fantástico Duomo, la temperatura era excepcional, cuando todo la semana daban lluvia el finde, y la Catedral bandera de la ciudad más aún. Subimos hasta arriba los preceptivos 250 escalones (bastante llevadero, nada que ver con al Torre Eiffel u otros ;) y divisar las espectaculares vistas de la ciudad (7€)
Despues paseamos por la Plaza, tras entrar en la Catedral (la tercera más grande del mundo católico tras San Pedro del Vaticano y Sevilla) y continuamos por la Galleria Vittorio Emmanuelle II rumbo a Vía Dante hacia el Castello Sforzesco, junto al cuál terminaría la carrera el día siguiente.
En la meta uno podía sentir el momento tan especial que se produciría el día siguiente, fuera el resultado que fuera. Brindamos deseos por la fortuna del día siguiente.


Comimos en un pub inglés en lugar cercano a la Feria del Corredor (Marathon Village), lasaña para el servidor y aterrizamos en el lugar de culto maratoniano del día previo. Feria sencilla, coqueta, pequeña pero tremendamente bien organizada. Más expositores de Maratones que de marcas. Apenas nada de Merchandising (me apenó que no hubiera gorras, quería llevarme una de este maratón ;(. La bolsa del corredor incluía camiseta técnica y poco más. Bastante pobre, aunque uno no se aventura en la suerte de Filípides por tal menester, sorprendía la carestía de la misma.
Como dato de interés: tras tanto buscar mi certificado médico de la prueba y la organización insistir en que debía portarlo en mano, nadie me lo pidió, aunque bien es cierto que lo adelanté vía mail escaneado en su día.
Cosas del directo...



Firmé en el Muro mi sueño de tiempo (2.45) y remontamos el paseo rumbo al Hotel para 'hacer que dormía' ya que raramente consigo enebrar siesta el día antes de un Maratón.
La relajación, el wifi gratis en el hotel ;) que se yo... nos sacó a eso de las 7PM del hotel y tras comprar calcetines en Corso Buenos Aires (Tienda NIKE, se me olvidaron los de competición, ¡menuda cabeza!) fuímos hasta el Navigli. La serie de Canales diseñados hace más 400 años por Leonardo y que tanta personalidad y animosidad le aportan a la ciudad una noche de sábado como la que nos aconteció.
Tiempo fenomenal y ambientazo de l'aperitivo en las terrazas (desde 8€ Aperol o lo que se tercie + tapeo ;)
Cena con españoles en Pizzería Magolfa (un clásico milanés) y a dormir vía tranvía a eso de las 12.
No concibo el sueño hasta la 1 como viene siendo habitual.



El gran día
Sueña el despertador a las 6.10 (la carrera era a las 9.20), llevo unos 30' ya semi-despierto.
Sorprende comprobar como maratón tras maratón, el mínimo de sueño son 5 horas, el máximo no llega a las 7, lo que puede representar fuente de preocupación al inicio, termina siendo incorporado como algo habitual. Lo importante es el descanso la semana de la carrera y anterior.
Aunque el desayuno del hotel empieza a las 6.30, tienen un servicio desde las 4 de la mañana para ofrecerte zumo, café, tostadas... lo suficiente para el Maratón.
A las 6.45 salgo del hotel a pie 5' hasta , la línea ROJA me llevará directamente en cosa de 35' a Rho Fiera. La nueva Feria Milanesa, que tanto quieren promocionar, dónde comienza la carrera.

Curioso compobar como, a pesar de las diferencias culturales, y nacionalidades. Un tren en Milán repleto de maratonianos antes de partir porta las mismas conversaciones, tics y manías que los que pueden acaecer en España, en cualquier ciudad.
Mi capisco del italiano me deja entrever conversaciones sobre: la cancelación del Maratón de NYC, un chico interesado en correr en Estambul, otro que declina Valencia, la chica que corre el relevo (Maratón entre 5 componentes) y que está empezando y no se atreve con el maratón... así hasta Rho.
Es posible que lo de la cultura runner (o maratoniana) sea real y no un mito...

Desde la salida del metro hasta la zona de comienzo del Maratón, unos 10' caminando. Se nota que estamos a las fueras, más fresco, aunque no vamos mal de de temperatura. Está techado, si lloviera, no nos mojaríamos.
Cosa que comienza a hacer tímidamente en unos minutos.

Deben ser las 8.10 de la mañana. Tengo una hora y poco para prepararme. Tiempo más que de sobra para observar el ambiente. Relajarme. Concentrarme... En la planta baja de un pabellón han habilitado espacio para cambiarse, calentar... en definitiva, pasar los minutos previos a empezar a trotar.
Detallazo de la organización: grupo de danza africana con tambores. Los runners alucinan, algunos hasta se animan a danzar antes de la carrera. Creo estar delirando...

A las 8.45 empiezo a calentar dejando la mochila tranquilamente en uno de los camiones ubicados al efecto.

Son las 9.10, esto va a comenzar. Presentación de los atletas de élite, cheerleaders animando al personal y el momentazo previo: el Himno italiano.
Orquesta que lo interpreta. Estoy situado en la tercera fila. Cajón amarillo, sólo después de la élite. Entre 2.30 y 3 horas. Los italianos empiezan tímidamente a tararearlo y terminan cantándolo a grito pelado.
Casi me uno al coro. Si fuera transalpino, después de semejante chute, salgo detrás de los africanos ;)
El caso es que tal acto solemne me pareció formidable, para nada fuera de lugar.
Compases de we will rock you y bummmm! Empezamos!



Los primeros 20 kilómetros del Maratón trascurren por las afueras. Ya estaba preparado mentalmente para ello. No parecen muchos, no se me hace pesado. Apenas hay animación pero el aire solemne y emocionado de la carrera lo embarga todo.
La temperatura para correr es perfecta, llueve ligeramente pero no molesta. Rápidamente encuentro un grupo. Más rápidamente aún me doy cuenta de que no voy bien. Si a los 5 primeros kilómetros de un Maratón te encuentras semi-forzado y marcando tiempos ligeramente superiores a los ideales (3'58'' vs 3'55'' objetivo) es que algo no va bien.
Paso el primer 5.000 en 19'46''. En realidad, el tiempo es lo que menos me preocupa. Pensaba que haría más viento del que estamos padeciendo y que el día sería de perros y, sin embargo, mi única y real excusa es que no voy. Es curioso como tengo en mente no desgastarme tirando de grupos consciente de que voy más justo que nunca pero al verme tirar ocasionalmente por azar o decisión, que al final la cabra siempre vuelve al redil, no encuentro el ritmo que uno debe obtener fácilmente los primeros kilómetros de una carrera así. Nunca había experimentado algo así, los primeros 20K son para ir silvando y yo parecía que ya iba con la gasolina justa.

Intento no pensar en ello. Encuentro buenos compañeros, una griega parece que lleva buen ritmo y la acompaño algunos kilómetros. junto con un interesante grupo que se ha formado. El segundo 5.000 sale un poco más lento, paso el K10 en 39'41''. Hago cálculos rápidamente, son 30'' más lento de lo que deseaba, esto me proyecta 2.47' de seguir así... pero claro, soy consciente de que me está costando horrores llegar al lap por debajo de 4'. Para más inri, en ocasiones, las pulsaciones suben de 170 (mi horquilla maratoniana está entre 166-168)
Parece un réplica de Rotterdam, hace un año. En esa ocasión estaba buscando tiempo más ambicioso aún pero la sensación era la misma: no encontrarme cómodo en el ritmo, laps que no llegan y pulsaciones altas.

No es que me machaque mentalmente en carrera es que simplemente soy consciente de que la cosa no va bien, apenas ha comenzado, y que tocará sufrir.
Igual podía haber aflojado un poco pero no, decido seguir, intentar que salga el ritmo por debajo de 4' y que Filípides dicte sentencia cuando estime conveniente. Como esa fe absurda en que, aunque todo pinte mal, terminará bien. En el fondo, eso es creer, ¿no?

Sigo a mi ritmo y pasado el Bosco in Città dejo a la griega y voy del K10-20 con un Polaco que va sobrado (foto de más abajo)


Va tirando casi todo el rato, hasta que se me escapa. Va como nervioso, parece que se le escapa la marca. Dejamos atrás San Siro y un tramo de autopista que comportan las dos únicas minisubidas del circuito, sobre los kilómetros 16,5 y 17,5... descontando esto, el Maratón más llano que vi nunca, es un llaneo (o llanero ;) solitario de principio a fin.
Pasamos la Media Maratón ya entrando en Milán 1.23.38 (En Valencia 1.22.24), si fuera bien no estaría mal para seguir remando pero es el paso de Media más forzado que he hecho en mi vida. Lo sorprendente es que pisando mal, concentrado en cada zancada, intentaba llevar la mente en blanco mirando como ponía el cuerpo había llegado hasta ahí.
Para ilustrar mis problemas biomecánicos sirva el ejemplo que desde el K10 apróximadamente notaba como ocasionalmente mi pie derecho golpeaba mi gemelo interno izquierdo. Cuando algo así sucede, algo no va bien y se cobrará su peaje a no mucho tardar.

Nos hemos cruzado con dos 'postas' del relevo del Maratón Ekiden que organizan paralelamente. Son los primeros ánimos que recibimos, hasta el K20 apenas hay nadie. Sin embargo, no sé si por la experiencia de cada vez llevar mejor la soledad, el asunto y la concentración en mí, no me importa, no me entero de si hay alguien o no, suficiente tengo con ir a lo mío.

El caso es que intento ganar la partida por la cabeza, sé que tengo los kilómetros más bonitos del Maratón por delante: el centro de Milán y pareja esperando en el Duomo.
Sobre el K24 pasamos por delante de la impresionante Stazione Centrale, con un giro de 180º fantasmagórico. La prueba se va cobrando su peaje, ya vamos en solitario.


Unidades aisladas, cadáveres que recoges (y eso que yo no iba para tirar cohetes en ese momento) he sobrepasado el Hotel en el que me hospedo junto a Giardini Publici. Mini-objetivo superado, días previos pensaba que si la cosa se daba tan mal como para abandonar, lo tendría cerca...
Mi cabeza está en el Duomo, necesito verlo y a la persona que me acompaña. Sigo creyendo.
Guardo de la esperanza de que a pesar de lo mal que voy, aguante el chasis.
Desde Porta Venezia nos hacen bajar por una vía que tiene otro giro de 180º, es falso llano pero subiendo ya se nota, son 27K a las espaldas. Ya es una contrarreloj individual. Voy sólo.
Voy entre los 100 primeros (hoy puedo ver que por el K30 iba el 82º habiendo salido el 112º el K10)

Bajo Corso Venezia, la vía que bajaba caminando el día anterior alegramente con el ánimo de darme el gustazo corriendo jodido pero delante en en Maratón internacional y por el centro. No hay coches. Milán dedica (y cierra) su Maratón al tráfico el domingo. Bicis, skates, corredores, MARATONIANOS inundan sus calles.
Paso por delante de la bellísima Santa Babila y ya casi tengo el Duomo.

Tramos de adoquín, loseta grande, pavé pequeño, hay de todo. Duelen muscularmente, ya afecta todo pero hay que seguir. En estas zonas hay mucha gente por las calles. Incluso un grupo de cheerleaders que anima antes de entrar en la Plaza. La estampa es preciosa.


Creo estar en un sueño. La belleza es sublime. Corriendo tú, y una ciudad parada, varada para tí sola. Veo a mi pareja, me anima. Esta vez sí, le dedico una sonrisa de oreja a oreja aunque no se puede imaginar lo mal que voy de patas ya. El mazo está a puntito, ya lo huelo.
Parece que es clemente, que me deja ir dignamente delante de ella en ese tramo.
Paso el K30 en 1.59.26 ya perdiendo segundos los últimos 5K (En Valencia lo paso en 1.57.34 y puedo compararlo ahora...) Paso por la Scala y peno. Ya estoy muerto.

Aunque los últimos kilómetros consigo bajar de 4' (siempre por los pelos) del K28 al 31 ya se van a 4'05''-06'' y da comienzo la sangría. Ridícula comparado con lo que vendría a continuación.
Es curioso como el maratoniano se obsesiona por cumplir religiosamente sus parciales al principio y después, si encuentra el muro, no pierde segundos, pierde la vida y lo que podía afligirle en forma de 2'', 3'' o 5''... pasa a ser irrisorio con la pérdida de 20'', 30'' y hasta 50''. Una auténtica catarata desbordada.

Para el que no haya corrido Maratón, o para el que no haya encontrado el Muro corriéndolo es difícil explicarle exactamente lo que ocurre pero lo intentaré: es algo cercano a un vacío de piernas.
Como si la energía que te acompañó 'fácilmente' durante 20, 25K hubiera desaparecido súbitamente... para no volver.

Del K32 al 35 paso al primer nivel de sufrimiento: 4'16'' 18'' 25'' y 26''. Paso a un español de Toledo y le digo que tire, me dice que ha petado. 'Ya somos dos', le respondo.
Es la única 'conversación' que mantengo en toda la carrera, ¡y menudo momento! Me sorprendieron los italianos por tremendamente ceremoniosos con la disciplina maratoniana. Nadie decía nada. Era un velatorio en movimiento.
Me pasa la griega que dejé por lenta al principio de la carrera, como una exhalación... la 'chica lenta' termina en 2.47.19, ¡vaya! casi 20'' por debajo de mi MMP. Se vuelve a demostrar que un Maratón ¡é molto longo!

Estos días comentaba que tengo el primer nivel de sufrimiento maratoniano: petado, reventado por dentro, sigo, no paro, no hago caso a mi cabeza que evidentemente dice que pare, lucho pero no consigo correr rápido o no perder la sangría que me acontecería desde el K35.


Hay gente que con semejante estado sigue y no pierde tiempo, a eso le llamo yo el segundo nivel de sufrimiento. Ya es de 'Master'. No sé si consigue llegar a ese nirvana maratoniano algún día.

Lo siguiente fue el derrumbe: 7 kilómetros entre 4'40'' hasta incluso 5'/K. No fue épico.
Como en Rotterdam, ya voy reconociendo las sensaciones de mi cuerpo.
Sé que roto, puedo seguir a ese ritmo sin lesión y llegar.
No quería cabrearme, ni molestarme. Había peleado 'bien' 30-32 kilómetros, 'regularmente' hasta el K35 y de ahí a meta, a cuatro patas.

Darle la vuelta a la gorra, ponerse el mono de faena maratoniano y terminar dignamente.
Me dedico a reconocer cada gota de sufrimiento en mis piernas, me pasa gente, tantos como 40 tipos en 12 kilómetros. Para el nivel de derrota que acumulo no son tantos, aunque a mí me parecen miles.

El tramo final se me hace eterno, sólo pienso en terminar mi CUARTO Maratón. Por eso, por hacerlo a pesar de todo lo acontecido quiero entrar cómo si de mi Mejor Marca Personal se tratara:


Con una sonrisa, valorando donde estoy y que, una vez más, he llegado.
Al pesar del tiempo (mi peor marca de nunca) y del sufrimiento (igual o más que el de siempre)
Debo congraciarme con hacer lo que deseo y sueño, en tierras lejanas acompañado de mi ser más querido.
A ella va dedicado mi gesto:


2.55.47 (4'10''/K)
124º de 3.514 llegados (había 4.800 inscritos, me pregunto dónde terminaron...)
Mi Carrera en Garmin
Resultados cada 5K en TDS.

Clasificaciones Maratón de Milán 2013
Fotos Maratón de Milán 2013 en marathonphoto.com y Giogara.




Termino lejos de donde soñaba pero termino otro Maratón más. El cuarto, primero Italia.
Todos por debajo de 3 horas.
Da la casualidad que mis dos en España (en otoño) se cuentan por 2.47.xx.
Mis dos 'extranjero' en petadas (primavera) en 2.51 y 2.55.
Aún así, correr fuera es tremandanente motivanete y emotivo.
Volveré a hacerlo. Y volveré a soñar con que consigo mis sueños de marca, pero sobre todo de experiencia haciendo lo que me gusta.
Este Maratón me ha enseñado que el 'numerito' no puede condicionar mi existencia, mi feeling sobre 3 meses de luchas y casi 3 horas de extenuación.
¡Menudo reduccionismo! No, no y no.

Mis gestos lo dicen todo, a pesar de los pesares y el tiempo logrado, volví a ser feliz corriendo, entregándolo todo. No hubo más, no pude sacar más.

Estos días, continuaré analizando las causas y encontrando fórmulas para recuperarme y preparar mejor el próximo Maratón, porque nadie dude que seguiré ahí, intentándolo.


PD: el polaco que tenía prisa terminó en 2.43.50, ¡increíble!
PD2: segunda petada en cuatro maratones, no me dolieron las piernas en toda la semana. Espero que sea síntoma de buenas marcas en 10K durante abril y mayo ;)

FRANCFURT ON THE MIND!

17 comentarios:

NACHO dijo...

Aúpa Dario¡¡
Enhorabuena por tu cuarto Maratón y por haber disfrutado una vez más de esto ""del correr"". Ya tienes Milan en el saco y ya vendrán tiempos mejores¡¡¡
Puedo identificarme con muchas cosas de las que cuentas, ya que yo también he pasado por ahí¡¡ pero todo queda en el disco duro y a buen seguro que sabes sacar una lectura positiva de todo esto, que seguro que la hay¡¡¡
A ver si coincidimos y podemos intercambiar impresiones...
Un abrazo y a recuperarse compañero¡¡¡

Anónimo dijo...

BUENAS,TE LEO DE VEZ EN CUANDO,YO CREO Y A MI PARECER QUE TE ESTAS METIENDO DEMASIADOS MARATONES,Y TE HAS OBSESIONADO CON UN TIEMPO,EL CUAL REQUIERO MUCHO MUCHO ESFUERZO,PERO TAMBIEN DESCANSO,YO QUE TU DEJARIA ESTE AÑO,ME CENTRARIA EN LOS 10 KM,Y YA EN EL 2014 ME PONDRIA UNA META,
ENHORABUENA DE TODOS MODOS UN TIEMPAZO.

Anónimo dijo...

Dario, que nivel has alcanzadooo de conocimiento de la Maraton, me alucinas!!
Si dejas de correr, monta una revista de running!!
Un abrazo!
Enhorabuena!!
Vic-Fran

iñaki dijo...

Preciosa crónica y gran experiencia maratoniana. Al final, optar a una marca casi parece la excusa para ir bien preparado. Luego, la carrera manda, y estar allí peleándola y acabándola es algo inolvidable. El orgullo de cruzar la linea de meta tras pasar grandes dificultades nos deja felices. Felicidades, y ya pensando en la siguiente ;-)
Iñaki

ruben martinez fernandez dijo...

Enhorabuena! Ole tu y ole tus bemoles.

No soy nadie para dar un consejo gratis, y sé que no lo has pedido, pero me da igual. Me apetece muchisimo dartelo: Sientete orgulloso de vivir tus sueños y de tener a esa persona especial viviendolos contigo. Las marcas son efimeras, tus sueños eternos.

Un servidor que te saluda lleno de envidia y respeto.

Anónimo dijo...

Impresionante crónica Darío, gracias por compartir tus vivencias con nosotros.

Pedro dijo...

Como siempre, gran crónica. Suerte y experiencia en el siguiente, aplícala.

gonzalo dijo...

Felicidades!
Y enhorabuena por esa ambición, calidad y detreminación en las adversidades de la carrera.
He visto en nombre de Frankfurt... Pero, no te quedes sin hacer Madrid, independientemente de la marca.
Saludos amigo y a por esos 10000!

Antonio Perea dijo...

Eres un incombustible, ya te he dicho más de una vez que admiro la pasión que le dedicas al running para los años que llevas. Me das envidia sana, de verdad.

En Milán no pudo ser, pero estoy seguro de que las 2h45' llegarán pronto.

Yn abrazo.

Celina dijo...

Felicidades por ese cuarto. Siento que tus expectativas no se hayan cumplido pero siempre es especial cruzar la meta del maratón y ahora toca soñar con el siguiente. No me cabe duda que más pronto que tarde conseguirás tu objetivo de marca. Por lo que parece, el ambiente de esa prueba impresionante. Un beso grande

César G. dijo...

Enhorabuena. Sigo tu blog desde hace dos temporadas y me siento muy identificado en casi todo contigo. La descripción detallada de tus entrenamientos y sensaciones me gustan y me sirven de referencia para los míos.

La maratón es así. No fue tu mejor día. Aún así competiste muy bien, diste todo lo que tenías y puedes sentirte orgulloso de cómo afrontaste la carrera. Y lo que más me ha gustado de la crónica ha sido la reflexión final, que augura un largo idilio entre la maratón y tú.

Chulipán dijo...

Dario, el maratón de Milán no ha sido justo contigo; te habías preparado bien y tienes calidad de sobra. En Frankfurt te sales seguro.

Darío Collado dijo...

Gracias a todos!

@Nacho
Gracias! Lo importante (y lo que me importa) es sumar, ahora mismo me llena más la experiencia que la marca, aunque no reniegue de ella, tampoco tiene sentido obsesionarse con ella. Más adelante, vendrán nuevos retos.
A ver si nos vemos, suerte en MAPOMA!

@Anónimo1
Gracias por los ánimos y los comentarios, que siempre son bien recibidos.
Hombre, en realidad, dos maratones al año, con su respectivo descanso no es mucho. Ni siquiera para preparalos a tope. Sobre la marca, bueno, los entrenos que hago son suficientes o no en función del día y de las N cosas que influyen en un maratón pero si has leído la crónica y mi DIGIevolución de estas semanas poco rastro encontrarás de obsesión por marca la verdad ;)
Podría hacer lo que dices pero tras 12 años corriendo, preparar diezmiles no motiva ni la mitad de lo que lo hace un Maratón, por suerte cada uno somos un mundo ;) el día que decidí ser maratoniano lo hice para siempre y para llevarme todos estos aprendizajes y experiencias... de valor incalculable. Me gusta tanto preparar y correr Maratón, en sitios diferentes, que no lo cambio por una marca, prefiero la variedad y la experiencia como decía...

@Vical
¿Nivel? Las paranoias mentales que se marca uno antes, durante y después del maratón para justificar sus trompazos con el muro, jejeje.
Otro abrazo crack!
PD, tú no tienes esos problemas ;)

@Vreda
Gracias! Es difícil resumir mejor lo que has dicho. Lo preparé hasta donde pude y luché hasta donde me dejó el cuerpo, no hay nada más ni nada menos en mi conciencia ;)
A por el siguiente, abrazo!

@Rubén
Gracias por el consejo y el comentario, de verdad, siempre bien recibidos ;)
Muy de acuerdo en tus palabras :)
Un saludo!

@Anónimo2
A tí por visitar este modesto blog y que te haya gustado el ladrillo crónica :)

@Pedro
A eso vamos, todo suma, poco a poco, aunque no sé sabe muy bien hacia donde en forma de marca... desde luego que seguro a nivel bagaje personal. Estoy justo donde soñé, corriendo mucho y fuera, un día la Diosa marca me acompañará pero he aprendido a vivir sin sus mieles ;)

Darío Collado dijo...

@Gonzalo,
Gracias, seguiremos intentándolo :)
Evidentemente, algún día caerá Madrid pero no creo que a tope :)

@Antonio,
Afortunadamente, me encanta correr y me apasiona el maratón. Para mi es fácil :)
Seguiré hasta que el cuerpo aguante ;)
Llegue o no el tiempo, seguiré disfrutándolo :)

@Celina
Gracias! Milán es muy recomendable, cualquiera lo disfrutaría :)

@César G.
El idilio existe casi desde que empecé a correr y ya deseaba, soñaba con correrlos, pasaron los años, tantos como 10 y decidí empezar en esta gran prueba... Para no marcharme. Seguiré en ella a pesar de los pesares, y de como me trate, porque me apasiona como ninguna otra :)

@Chulipan
Gracias por los comentarios amigo, que sé lo sientes de corazón. En Francfurt habrá otra batalla y, como siempre, iré a por ella con todas mía fuerzas y las de todos vosotros :)

Un saludo!

Anónimo dijo...

Darío, soy seguidor ocasional de tu blog (de hecho, leo ahora tu crónica de milán), y sin conocerte de nada voy a darte un consejo sincero y con buena voluntad aunque a primera vista no te lo parezca: si quieres mejorar tiempos en maratón, primero quítate un par o tres de kilos. Creo que no estás fino para las marcas a las que aspiras (y que, viendo tus cronos en distancias inferiores, objetivamente están a tu alcance). Como imagino que este comentario no será muy de tu agrado (mis disculpas), me voy a permitir el lujo de recomendarte que cuides un poco más la redacción de tus textos (concebir/conciliar el sueño, ir silvando/silbando, etc.), porque el Juzgado de Guardia no cierra. Te deseo lo mejor; se nota que vives esta pasión al máximo y, por tanto, te lo mereces.

Darío Collado dijo...

Estimado anónimo (ocasional ;)
Bienvenido, espero que tus visitas aumenten a pesar de la calidad de los textos...

Si fuera más asiduo del blog sabrías que mi lucha contra el peso es histórica, son más de 12 años corriendo... y meta mucho o poco, me cuido mucho o poco, los kilos siguen ahí. Genética, peculiaridades de los alimentos que ingiero.. vaya usted a saber. Para que te hagas una idea, he llegado a coger peso metiendo 100k por semana durante 3 meses, todo queda dicho.
Si soltara 5 kilos, volaría, ya lo sé, pero la fórmula mi cuerpo no la encuentra.
Para el que genéticamente no tiene ése problema puede ser un disparate o algo sencillo, como para mí hacer 35' en un diezmil sin entrenar... porque mi complexión y mi corazón facilitan ése desempeño en esas distancias.
Si subimos kms, el chasis ya no estaba preparado para tal reto de igual forma.
Cardiovascularmente llego pero a nivel muscular no, eterna batalla, enésima quimera.

Imagino que tienes blog y que lo alimentas y lo cuidas, como el que riega un jardín.
En mi caso, le aporreo cuando puedo sin el tiempo que me gustaría por eso, en ocasiones, salen textos que no tienen calidad, faltas, u omisiones.

Como decía, espero que a pesar de ello, vengas por el contenido y no por el continente.

Un saludo.

PD. por supuesto que no es problema el comentario, faltaba más!

Roberto dijo...

Gran crónica. Fino en los detalles como el viaje y el hotel. Muy útil para los que tal vez vayamos a Milán en 2016. Muy amena tambien la narración.
Enhorabuena por el marcon. Ya me gustaría petar y hacer 2:55. Bajar de 3h siempre es un plus. Hay que darle el valor que se merece. Lo que pasa es que nos obsesionamos mucho a veces y perdemos el sentido de la realidad. Te comprendo. A mi me pasa igual...